St. Vincent

st_vincent_2014_album-500x500

St. Vincent St. Vincent [Loma Vista; 2014]

–Me lo estoy currando, pero me reafirmo en que a partir de ahora se trata de qué disco es mejor que el de St. Vincent; y ha puesto el listón muy alto, aunque hay que matizar, pues es un disco que deja un sabor raro, que básicamente mantiene la personalidad y el sello St. Vincent aunque parece que quiere llegar a más gente (?) y se curra varios palos,  pero siempre recordando que ella es una rockera que toca la guitarra eléctrica. Sin embargo, aquí se mete demasiado en el terreno de la balada pop de sintes ampulosos y buenos estribillos y melodías (muy buenas canciones vaya por delante), con la elegancia de una Annie Lennox, pero acercándose a veces hasta Lana del Rey, lo cual le resta algo de la frescura salvajilla de sus discos anteriores. En cualquier caso, aquí es la novedad y quizás lo que la prive de algunos de sus seguidores más fieles. Los Talking están muy presentes, y también, claro, están sus chispazos, la electricidad y el punto avant-garde de siempre. Bueno, hay mucho que decir y detenerse y reseñar canciones, pero ahora no tengo tiempo, ¿no lo han oído todavía? Y ¡qué bien canta! Digan algo, please

–En cuanto a estilo de cantar prefiero, sin dudarlo un segundo, el de Annie Clark al de Lana, pero el caso es que los discos de St. Vincent a mí siempre me han dejado ese sabor raro que mencionas y acabo currándomelos poco, quedándome con un par de canciones y aparcando el disco entero. Eso bien podría cambiar con este cuarto álbum homónimo que combina su pop excéntrico (con todas las guitarras envenenadas que quiera meterle, pero para mí siempre está más cerca del pop) con esos baladones ciertamente arrebatadores y que algo tendrán que ver, aunque se resista a reconocerlo, con su paso de 4AD a Loma Vista (sello subsidiario de Universal). De ese grupo, “Prince Johnny” es probablemente la más horterilla y la que más despista, pero “I Prefer Your Love” es preciosa y me declaro fan absoluto de “Severed Crossed Fingers”. Del resto me quedo con las menos agresivas, “Digital Witness”, “Regret” y “Psychopath”. Lo dicho, en esta ocasión le haré más caso porque, aunque este año aún no me haya puesto nadie el listón, sí que veo aquí finalmente “el disco” de St. Vincent.

 “Digital Witness”

–La verdad es que el rollo arty girl impecable me da pereza, pero he hecho el esfuerzo para estar into the groove, ya que parece que será uno de los grandes del año, y si lo dejo ir más lo aparco forever. Pues me alegro de habérmelo enchufado, el disco está de puta madre, aunque hay algo que me molesta, ¿será que es demasiado perfecto, demasiado bueno?, ¿ganas de buscarle cinco pies al gato? Alucino con la maravillosa “I Prefer Your Love” y me encanta la  “Prince Johnny” horterada al estilo Blood Orange, de resto estoy con Poparruchas. Un disco muy bueno, pero un poco dulce de leche.

–Pues ya que has dicho “into the groove”, venía escuchándolo en la guagua y “I Prefer Your Love” es puro Madonna.

–¿No es más Kate Bush?

–Sin duda, la sombra de Kate Bush también planea sobre el disco, pero en esa canción en concreto y desde el mismísimo comienzo lo que se me vino a la cabeza fueron las baladas de Madonna (que, oye, no le vamos a negar que las tiene muy bonitas también).

–A mí solo me recuerda a Madonna en su perfeccionismo y sus ganas de ser nº1. Me viene más a la cabeza, musicalmente, Elastica.

–Totalmente de acuerdo.

“I Prefer Your Love” (Directo en la sala Postbahnhof, Berlín, 13/02/2014)

–Capítulo aparte vuelve a merecer “Prince Johnny”. A las mencionadas Lana del Rey y Annie Lennox, hay que añadir ABBA (cf. el verso “You wanna be a son of someone”) y, lo sentimos, pero también hasta una pizca de Demis Roussos y el “The Power of Love” de Jennifer Rush.

–En definitiva, hay un punto de fuga hacia el mainstream muy importante en este disco y que sitúa a la amiga Clark en un difícil equilibrio en la cuerda floja, una bipolaridad donde Robert Fripp (“Rattlesnake”) y XTC (“Birth in Reverse”) conviven con Alanis Morissette (“Huey Newton”) y Sinead O’Connor (“Severed Crossed Fingers”).

–Bueno, pues ya que estamos a punto de cargarnos a St. Vincent… Es verdad que la novedad aquí son esos tres baladones, pero también son lo anecdótico, por bonitas que sean (que lo son), son efímeras y los medios de comunicación de masas se encargarán de que nos parezcan, finalmente, hasta aburridas. Pero el interés (y la grandeza) de este disco está en otra parte –lo del “perfeccionismo” (?) lo dejaré para otra ocasión–: como apuntas, lo interesante está en esa evolución “natural” del pop rock marciano característico de St. Vincent hacia terrenos más para todos los públicos y en cómo la texana afronta el reto, que, para mi gusto, supera con sobresaliente. Es cierto que más domesticada y convencional, sin algo de la frescura y la rabia inocentona y de falsa muñeca angelical que la caracterizaban y renunciando a mucha (quizás demasiada) electricidad. En cualquier caso, lo que más me gusta de este St. Vincent está en los temas como “Rattlesnake”, “Birth in Reverse”, “Regret”, “Bring Me Your Loves” o “Psycopath”, en los que surge ese pop marca de la casa con anclajes en los King Crimson de la era Discipline del que hablas. Un terreno muy afín al de, por ejemplo, unos Deerhoof y con guiños a la new-wave (sí, es verdad ¡XTC!, tienes razón). También me gusta el poso que le dejó su affair con David Byrne, descarado en los vientos de “Digital Witness”. En definitiva, creo que Annie sigue fresca y llena de creatividad, por más que en su ascenso hacia la portada del Vogue haya tenido que dejar por el camino mucho de lo más que me gustaba de ella: que ya era eso sin serlo. Pronto tendremos una nueva musa indie-arty del mundillo más hipster y pedante, así que “abrónchese el botón del cuello de la camisa”. Por mi parte me da todo un poco igual, ya saben que llevo años rendido a sus larguísimas piernas; y, en lo musical, Actor, Strange Mercy y St. Vincent conforman desde ya, en mi estantería, una de las mejores trilogías de la segunda década del siglo XXI.

–Sin duda es un gran disco. Es tremendo, cuando crees haber encontrado el temita que te va a desgorrifar, lo vuelves a finchar y ya tienes otra canción preferida. Es muy difícil que con tanta maestría no consiga hechizarte, el disco es buenísimo, pero así y todo, de momento, me parece un pocuato demasiado calculado. Fascinado y a la vez menos embrujado. Tan extraño como eso. “Severed Crossed Fingers”, que es muy linda, tiene su punto Cher, ¿no les parece?

–¿Volvemos a empezar…?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Discos, Videos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a St. Vincent

  1. Alexandra dijo:

    La portada es Madonna total, con el trono de reina y las iniciales…

    • Poparruchas dijo:

      ¡Buen apunte, querida amiga! Esperemos que la Srta. Clark no se nos apoltrone, no sé si me explico…
      ¡Un abrazo y gracias por la visita!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s