Beck

beck-morning-phase-608x608-499x500

Beck Morning Phase [Capitol; 2014]

–Nunca fui muy beckano (ni siquiera un poco vegetariano), pero este Morning Phase puede hacer que a partir de ahora empiece a dedicarme a los vegetales y renuncie a los derivados de animales… El caso es que he retomado los paseos mañaneros y hoy me fui con Beck a La Playa. Los días están feuchos y eso ayudaba a saborear este disco marcadamente lánguido, aunque, cuidado, también muy popero. Ya lo había puesto alguna vez medio-de-fondo y no terminaba de atraparme, pero esta mañana, con los cascos, me dio una gran sorpresa: Morning Phase es un muy buen disco y, por lo pronto, estoy seguro de que será de lista; es un disco claramente pop, pero también muy folky y hasta country (en cierto modo me recuerda al No Other del amigo Geno, lo que son las cosas…). Ahora lo he puesto de nuevo en casa, y me pasa algo raro que reafirma mi impresión matutina: no paro de oír preciosas canciones y de poner estrellitas en iTunes, pero como conjunto me deja un sabor extraño que me da rabia: ¿cómo no va a ser una obra maestra si tiene estos temazos?, pero no, la sensación no es la de una joya imperecedera y como conjunto no me termina de atrapar, e, insisto, no me lo explico… No sé si es cierta monotonía que le dan las capas de sintes (?) tan iguales en todos los temas y que, como diría Poparruchas, lo dejan algo plano. Me gusta mucho como mezcla la guitarra y el piano, y como, dentro de esa línea eminentemente pop, mete esos detalles (y no tan detalles) de country y folk, pedal steel, arpegios cristalinos y esos coros tan Gene Clark (este disco no es nada rock); me agradan mucho el detalle cuidado de los arreglos, la orquestación, lo bien acoplada que está la voz; pero, sobre todo, me atrapan la cantidad de preciosas melodías, los estribillos y los cambios sutiles. Por encima de todas las canciones, me quedo con “Blackbird Chain” (seguro que será una de mis preferidas de este año), “Turn Away”, “Say Goodbye”, “Country Down” con su armónica y “Waking Light” (en general creo que es mejor la segunda parte del disco). Pero ya les digo, no sé qué pasa que, así entero, como álbum, no me termina de dejar el sabor que me encantaría que me dejara. De hecho lo acabo de ver en el Súper y no lo compré, y eso que tengo ganas de comprarme el primer disco del año (fui a ver si estaba el de St. Vincent), a lo mejor bajo luego y lo compro. Probablemente es lo que tiene no haber sido nunca muy vegano y ustedes entiendan mucho mejor que yo este disco (y dirán “es que Beck siempre ha sido muy así“).

–Traer al mundo discos del calibre de Odelay tiene la recompensa de hacerte pasar a la posteridad por haber puesto el panorama musical patas arriba en un momento determinado, pero también pesan como una losa y a veces hay que pagar el precio de que tus seguidores más exigentes no te sigan cuando se te antoje coger un desvío. En 2013, Hansen lanzó tres canciones por separado que apuntaban hacia la posibilidad de un nuevo disco donde haría gala de su vertiente más experimental, pero finalmente ha optado por revolver en el baúl de los recuerdos y rescatar algunos temas del pasado que le hicieran compañía a Sea Changes (2002). Me estaba oliendo la reacción de la crítica más hipster (ya saben a quién me refiero) y he acertado. Por oler me olía hasta alguna de las expresiones que utilizarían, y volví a acertar. Pues sí, Beck ha decidido jugar su último partido en casa, si bien cada cual tendrá su propia idea de cuál es la casa de Beck; para algunos está en los hornillos donde cocina sus alquimias crossover de rock, country, blues, hip-hop, electrónica y funk, mientras que otros prefieren visitarlo en el locus amoenus donde surgen sus discos más intimistas y, vale, con un sonido acaso más convencional pero donde se descubre también, como bien apunta KW, al gran compositor de bellísimas canciones.  Así que si alguien tiene algún problema con esta “fase mañanera” cargada de elogios bucólicos a las primeras horas de luz, él se lo pierde. ¿Mejor la segunda mitad que la primera? Yo ya me lo he zampado de un atracón en varias ocasiones y “Morning” me parece una canción espectacular para abrir el disco y “Heart Is a Drum” es la que pienso que mejor encarna el lado más pop del disco. Ya verás, es sólo cuestión de tiempo que veas también el bosque.

–Perdona, Poparruchas, “Heart Is a Drum” es también preciosa y está entre mis favoritas (ahí están los coros de los que hablaba), y la verdad es que oyéndola ahora es como un resumen de todo el disco, de hecho creo que confundí la 3 y la 4. “Unforgiven” tampoco está mal, tiene un toque más electronicoide tipo John Grant.

–Pues justo te pensaba comentar que por momentos recuerda mucho a John Grant (“Waking Light”) y también a Eels en su faceta más tranqui.

–Gracias, Pase Temporal, por ahí van los tiros, creo que repetiré mañana (si no llueve, ¡coño!). Y gracias, Poparruchas, ya “leí” a los totorotas…: como decía, es lo que tiene no haber sido beckano (aunque estoy seguro de que me prestaste/”llevé” sus discos más de una vez), no sé, cosas… En cualquier caso mi mirada es un poco “pura” en ese sentido y, por la misma razón, mi juicio no puede ser muy fiable a no ser que lo veamos en modo “estructuralista” (¿ein?). Es decir, si esto suena a un Sea Changes (o lo que sea) medio de segunda, pues no tengo ni puta idea. Insisto en que las canciones individualmente son muy buenas. Y, por cierto, me dice más tu reseña que la crítica de “los totorotas” (como la murga), salvo que ellos se sueltan masques de las letras en los que nosotros no solemos entrar… Siempre he creído que, en el fondo, es mucho mejor no tener muy claro lo que dicen, salvo que te dé el rollo y te mires las letras y si te gustan mucho incluso te las curres. Pero quizás si entendiéramos siempre lo que dicen muchas canciones nos gustarían menos de lo que nos gustan (?).

–El día que me puse por primera vez este disco en los auriculares, el cielo tenía color de rata. Era una mañana gris, pegajosa, y acompañada de una lluvia estúpida de lo más incordio. Suerte que una de las cualidades fantásticas de estas canciones es que, a pesar de esa aparente sensación de aflicción, tienen la virtud de transformar un tiempo ruinoso en auténticos pildorazos de felicidad. Este tío es muy bueno y por lo general da lo mismo si se adentra por esta línea de medios tiempos de folk-pop preciosista con pellizcos country melancólicos, si se arregla los pantalones para recrearse en un disco construido para arrancarte a bailar o si nos brinda cualquier otro experimento que le venga en gana. Por lo general lo borda, o por lo menos es bastante habitual que haga un disco como mínimo de notable, y con Morning Phase nos ha preparado un banquete que muchos vamos a disfrutar de lo lindo. Por lo demás, ya lo han dicho casi todos ustedes. Solo quiero añadir que no encuentro a Nick Drake por ningún sitio, tanto que lo mentan por ahí. Me parece más cercano a Pink Floyd, fíjense lo que les digo. A ellos y a ese saco de la costa oeste del que tanto echamos mano. También tienen presencia Neil Young, Harry Nilsson, Simon & Garfunkel y, efectivamente querido amigo, Gene Clark. Ya si la cosa se pone en plan entretenimiento y coincidiéramos en una tonomochada o similar (en Austria), seguro que mencionaríamos también a Peter Gabriel, Eels, John Grant y a ese que parece que se nos ha escapado a todos. No sé si el disco tiene canciones imperecederas, pero de momento lo estoy rebañando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Discos, Escucha y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Beck

  1. Alexandra dijo:

    Soy de la gente cutrecilla que no tiene Spotify…

    • Poparruchas dijo:

      ¡Hola, Alexandra!

      Nosotros usamos cuentas gratuitas, que ya están desde hace un tiempo al alcance de todo el mundo sin necesidad de que tengas que recibir una invitación de otro usuario como antiguamente. Eso sí, el tiempo de uso es limitado (10 horas mensuales, si no me equivoco) y lo de la publicidad es una lata, pero menos da una piedra… (Y no, no recibimos ni un céntimo por incrustar su reproductor en el blog).

      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s